• banner-cocina.jpg

Como podéis ver últimamente me ha dado por escribir recetas de los platos más tradicionales e importantes de España, que son aquellos que están hechos con legumbres y los cuales, aunque sencillos suelen llevar varias horas de cocina realizarlas, pero como dice el dicho: “el que algo quiere, algo le cuesta” y en este caso será un buen rato de vuestro tiempo en la cocina.

Hace mucho tiempo que empecé a buscar platos sanos que poder comer y que a la vez fueran fáciles y baratos de hacer, pero sin renunciar a su sabor, algo muy importante si lo que se busca es que esa temporada de comer sano se convierta en un habito y no en un momento pasajero, cosa que suele ocurrir cuando dichas épocas de comer sano nos dedicamos a comer cosas sin sabor como podrían ser espinacas hervidas.

Como os habréis dado cuenta, últimamente me estoy centrando en los platos más típicos y tradicionales de la gastronomía española, que son esos guisos o estofados que tan bien cocinaban nuestras madres y abuelas, que tanto se siguen haciendo sobre todo en los pueblos del interior de España (donde tan bien se come) y que debido a su elevado tiempo de elaboración y a la comida rápida y precocinada actual (que se hace tan rápido como su propio nombre indica) se está perdiendo la tradición de prepararlos.

Últimamente se está hablando mucho en programas de televisión relacionados con la cocina, sobre la llamada cocina de aprovechamiento, llamada así por que nos permite aprovechar los deshechos de otros platos ya cocinados para crear un plato nuevo en vez de tirarlos a la basura como generalmente se hace por no encontrarle una utilidad o simplemente ver los restos que nos han quedado poco apetecibles.

Cuando cree esta página web, la cree con la intención de compartir recetas de cocina caseras y tradicionales con todos vosotros, haciendo hincapié sobre todo en aquellos platos tradicionales de España que conllevan cierta cocina más avanzada y de la que necesita de tiempo y paciencia, y que antiguamente tanto se hacían y que hoy en día por desgracia se están perdiendo sobre todo en las grandes ciudades donde triunfa más la comida rápida y muy poco saludable.

Hoy he decidido cocinar y compartir con vosotros una de las recetas más importantes y tradicionales de la gastronomía española, se trata del potaje un plato del que existen distintas variantes como por ejemplo una que se hace con carne y la otra que es de la que nos vamos a ocupar hoy el conocido como potaje de vigilia, ya que es típico de Semana Santa por que respeta la tradición de no comer carne.

Hace mucho tiempo que tenía ganas de hacer este plato, un plato basado en el típico arroz caldoso pero que se con marisco, en este caso con gambon y langostinos crudos, que no cocidos, con los cuales conseguiremos un arroz sano, fácil y rápido de hacer sobre todo para ser un plato de estos de domingo, ya sabéis de los que luego os apetece estar tumbaditos un rato reposando.

De las muchas variedades de pizzas que podemos encontrar en los supermercados o hacer nosotros mismos, a lo más pequeños hay una que les suele llamar mucho la atención, y se trata de la pizza de salchichas, algo que está muy bueno y es fácil de preparar, aunque el sabor también dependerá del tipo de salchicha que utilicéis, yo use una alemana blanca, pero lo mejor es usar la más común que es la Frankfurt, ya que es la que comúnmente más suele gustar.

Hoy en día podemos encontrar en los supermercados multitud de pizzas, a diferentes precios, de las que más variedad vais a encontrar tanto en calidades y precio son sobre todo las congeladas, sin embargo estas no suelen tener gran calidad y además son poco sanas para algo que en teoría debería serlo, y que además está hecho con ingredientes muy baratos, por lo que la relación calidad precio es malísima.