5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Después de haber compartido con vosotros las recetas de los merengues franceses e italianos, hoy quería compartir con vosotros la elaboración más sencilla de merengue de las 3 recetas que existen actualmente, y no por ello es menos sabrosas o peor, solo que tal y como ya os he comentado en artículos anteriores, cada elaboración de merengue es más adecuada para según qué casos, es precisamente por ello, que con el tiempo surgieron otros tipos de merengues, para suplir la necesidad de merengues que pudieran usarse de forma distinta según las distintas necesidades que se tenían en los platos donde se querían utilizar, necesidades que el merengue original no cubría.

 


Aunque casi todos los merengues se pueden utilizar en muchas elaboraciones distintas, eso sí, esta elaboración de merengue suizo al igual que el italiano, son las 2 recetas de merengues más adecuadas para usar en pasteles como decoración, y los cuales hay que conservarlos en nevera, no como el merengue francés, que al hornearlo y endurecerse no es muy adecuado para poner encima de otro pastel húmedo, pues cogería la humedad y perdería esa capa crujiente que tiene, lo que le haría perder justamente ese toque que buscamos darle al hornearlo, y sería como desandar el camino andado.

Aunque lo mejor, es que vayáis haciendo todas las elaboraciones y viendo cual os gusta más, para según qué necesidad tengáis, aunque lo mejor es que empecéis por esta elaboración que es la más sencilla, y poco a pocos vayáis haciendo las más difíciles, y no hagáis como yo, que lo hice justo al revés, empecé desde la elaboración más difícil, a la más fácil, aunque como en ninguna de las recetas de merengue es muy complicada, pues me salieron igualmente, al igual que os saldrá a vosotros seguro, pero es más arriesgado, y en esto de la cocina no es bueno tener prisas.

Porque cuando se va con prisas en la cocina muchas veces no nos saldrán bien las recetas, como al igual que cuando se va con prisas en otras cosas de la vida. Así, que para que aprendáis a preparar esta magnífica variante del merengue suizo, que obviamente es una receta de merengue que surgió en Suiza, no dejéis de leer, pues os dejo todos los ingredientes y pasos justo a continuación, donde os lo explico de la forma más sencilla y comprensible que he podido describirlo, para que os salga bien y no tengáis ningún problema con su preparación, buena suerte y os dejo con la receta.
 
Ingredientes para hacer un merengue suizo (receta típica de Suiza):

  • 200 Gramos de clara de huevo
  • 300 Gramos de azúcar blanca
  • 1 Cucharadita tamaño de café de limón exprimido


Pasos para hacer un merengue suizo (receta típica de Suiza):

Lo primero que vamos a hacer es coger los huevos y separar las yemas de las claras, con cuidado de que no se nos rompa ninguna yema dentro de las claras o luego no las podemos montar.

Una vez tenemos las claras separadas de las yemas, ponemos las lacras junto al azúcar en un bol metálico, para 200 gramos de clara de huevo podemos poner entre 200 y 40 gramos de azúcar, aunque yo prefiero poner 300 que es un término medio, cuanta más azúcar echéis más denso será el merengue.

Inmediatamente después, ponemos el bol dentro de la olla como si fuéramos a cocinarlo al baño maría, removiendo la mezcla de huevo y azúcar hasta que se disuelva mientras que con un termómetro de cocina controlamos la temperatura de la mezcla de huevo y azúcar hasta que llegue a los 60 grados centígrados. Si por alguna razón no tuvierais un termómetro, solo tendréis que remover la mezcla de huevo y azúcar al baño maría hasta que el azúcar se haya disuelto, sin que el huevo llegue nunca a cuajar.

Una vez la mezcla de huevo y azúcar haya llegado a los 60º grados centígrados, retiramos la mezcla del fuego y la vertemos en otro bol junto a la cucharadita tamaño café de zumo de limón exprimido, donde empezaremos a batirlas de inmediato con nuestra batidora de varillas hasta que el merengue haya conseguido la consistencia deseada, lo que nos puede llevar unos 7 minutos más o menos.

Iremos comprobando la consistencia cada ciertos minutos, hasta conseguir dicha consistencia, sabremos que el merengue está bien montado cuando veamos que al meter las varillas y sacarlas se queda pegado un montón de merengue, o cuando al darle la vuelta al bol este no se caiga, pero cuidado, no volquéis el bol para comprobarlo encima del suelo no vaya a no estarlo y se os caigan comprobarlo encima de otro bol por si acaso.

En fin, espero que os haya gustado la versión del merengue suizo, que como su propio nombre indica es la versión cuyo origen nació de Suiza, aunque allí como en cualquier otro lugar se consumen todas las variedades del merengue en la actualidad. Si os ha quedado cualquier duda no dudéis en preguntarme y yo os responderé en cuanto lo lea. A continuación, os dejo otras recetas que estoy seguro serán de vuestro interés.
 

Merengue Italiano (Receta típica de Italia)
 

Merengue Francés (Receta típica de Francia)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar