• banner-cocina.jpg

Una de las recetas de cocina de mi infancia que más recuerdo, es el moje manchego también llamado mojete que me hacia mi abuela para comer o cenar algunas veces (sobre todo cuando estábamos en el pueblo), el cual es como una ensalada sin lechuga, es un plato que a ella le gustaba mucho hacer y a mi comerlo, por eso muchas veces cuando se lo preparaba para cenar le pedía que hiciera de más para comer también o tener para el día siguiente.

Ya se acerca el verano y con él las típicas tardes en las terrazas de un bar, en las cuales intentamos refrescarnos mientras lo pasamos bien tomando algo con un amigo, entre lo que se suele destacar algún tipo de refresco y alguna tapa, nombre por el cual se denomina en España a unas pequeñas raciones de comida que se toman entre horas para quitar el hambre, también llamado refrigerio, aperitivo o botana por ejemplo en México.

Ya se acerca el verano y con él, esos días de calor en los que apetece comer algo fresquito que nos ayude a soportar dichos días, y si además el plato puede ser sano y ayudarnos con la llamada “operación bikini” pues mejor que mejor. Y que mejor plato que nos aporte ambos beneficios que una buena ensalada ¿verdad?, ese maravilloso plato que además es muy fácil, rápido y barato de hacer.

La pipirrana andaluza como su propio nombre indica es un plato típico de Andalucía, que como muchos otros platos tradicionales de nuestro país, con el paso del tiempo se le han ido haciendo modificaciones a la receta original, la cual por cierto desconozco pero creo que es la misma que la que yo hago, solo que quitándole el huevo y el atún, aunque yo prefiero dejárselo porque creo que le dan un toque de sabor muy bueno, y es que todos podemos aportar a los platos nuestro toque personal para mejorarlo, es lo bueno de la cocina, que es muy versátil.

Esta receta la he creado pensando en comidas frías que puedo hacerme para trabajar, ya que aparte de que llega el verano y lo fresquito apetece más, prefiero una comida fría antes que una comida recalentada, que aunque no siempre es así, de manera general me atrae más, además me gusta intentar siempre que aquello que me coma sea sano, y por ello he llegado a la conclusión que lo mejor es hacer una buena ensalada.

Estas tostadas, es una receta que hemos inventado en casa para aprovechar el pan de otros días, convirtiendo así un pan que se iba a tirar a la basura, en unas ricas tostadas que se pueden comer por si solas o como acompañamiento de otras comidas, con fiambre… las combinaciones son múltiples y van a gusto del consumidor.

Uno de los entrantes por excelencia en casi cualquier bar, restaurante o casa del mundo, es sin duda alguna, una buena ensalada, las cuales suelen ser sanas, baratas rápidas y fáciles de preparar. Un error muy común es pensar en las ensaladas como un cuenco lleno de lechuga con otros productos revueltos, pero esa idea es en parte errónea, ya que no todas las ensaladas están compuestas necesariamente de lechuga.