4.375 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.38 (4 Votes)

Hay veces, que bien porque medimos mal las cantidades de los alimentos antes de cocinarlos, o bien porque queremos aprovechar y hacer comida de más para otro u otros días, hacemos demasiada cantidad de comida, de tal forma que después para que no se haga mala tenemos dos opciones para no tener que tirarlo, o comemos durante varios días lo mismo hasta que se acabe y no se haga malo, lo cual no suele ser apetecible, ya que tenemos que comer durante varios días lo mismo, y esto hace que acabemos aborreciendo dicha comida, o lo congelamos sabiendo que después nunca va a ser lo mismo que recién hecho, y lo hacemos con la duda de si deberíamos haberlo hecho, o el remedio será peor que el problema que intentamos atajar.

 


Pero no todos los alimentos aguantan igual de bien su paso por el congelador, ya que algunos alimentos casi no presentan cambios después de congelarlos y otros se destrozan por completo, como cuando congelamos  un arroz caldoso, que se destroza completamente la textura quedando una pasta incomible, por ello es normal que tengamos miedo a cocinar ciertos alimentos de sobra, por si luego no los pudiéramos congelar y tuviéramos que acabar tirándolo a la basura, algo que desde luego ninguno queremos hacer, ya que es literalmente tirar dinero a la basura, y no está la economía como para ir tirando el dinero, ya que no es algo que nunca sobre.
 
Esta duda, sobre si podemos o  congelar algunos alimentos, es mucho más fácil que nos surja sobre todo cuando es un alimento es poco conocido en nuestra gastronomía, como es el caso del guacamole, esa famosa salsa verde de aguacate típica de México que todos conocemos por usarse de acompañamiento en otro plato típico de allí, que son los nachos mexicanos, un plato y una salsa típicas de allí que a mí personalmente me vuelven loco, de hecho la duda de si el guacamole se podía congelar me surgió por este magnífico plato.
 
Y es que me gustan tanto los nachos con queso y guacamole, que ya tengo más de tres recetas distintas de este magnífico plato, y es por eso que llego un momento que decidí también aprender a hacer mi propio guacamole para poder disfrutarlo junto a mis recetas de nachos cuando los hago, saliéndome más barato y mejor que la mayoría de salsas de guacamole que venden en los supermercados, los cuales si compráis os recomiendo comprar siempre los frescos que tienen en nevera, que si son guacamole de verdad y tienen mucho mejor sabor.
 
El caso es que hacer guacamole para uno solo es muy complicado, lo que hace que casi siempre me salga para varias veces, lo que ha provocado que por no tirar lo que me ha sobrado (no ya por el dinero que me cuesta en sí, sino porque nunca me ha gustado tirar la comida, me sabe muy mal sabiendo el hambre que hay en el mundo), me haya tenido que pegar atracones varios días hasta acabármelo, lo que al final me provoca cierta hartura… Por eso decidí me vino a la cabeza la pregunta que os voy a responder en este artículo, y es si podía congelar el guacamole, cuya respuesta por supuesto encontré y voy a compartir con vosotros justo a continuación.

 
¿Se puede congelar el guacamole?
 
La respuesta es sí, sí se puede congelar el guacamole, de hecho ya lo he congelado varias veces y la verdad es que al descongelarlo queda bastante bien, lo que ha hecho que haciéndolo solo una vez, pueda tener para varias veces con el mismo esfuerzo y sin que se me haga malo. Aunque siempre está mejor recién hecho claro, ya que al congelarlo pierde un poco de sabor, pero si lo notáis un poco más flojo que recién hecho, unas gotitas más de limón o lima y un poquito de sal, le devolverán todo el frescor que tenía cuando lo acabamos de hacer, así que a partir de ahora ya sabéis que hacer cuando os sobre guacamole, y como devolverle su frescor original cuando lo descongeléis.
 
¿Se pueden congelar los aguacates?
 
Esta pregunta he decido responderla también, debido a que esta intensamente relacionada con la anterior, ya que el guacamole se hace con el aguacate, en principio el aguacate se puede congelar y queda aceptable al descongelarlo, pero la textura después de descongelarlo se ve algo afectada, sin embargo esto no es un problema si lo queremos usar para hacer una salsa como el guacamole, ya que como si conservan el sabor y el problema de perdida de textura no tendría importancia debido a que para el guacamole los vamos a triturar, así que si veis que al descongelarlos no están lo suficientemente bien par vuestro gusto, ya sabéis una forma de aprovecharlos.
 
En fin, espero que os haya servido de ayuda este artículo, y os haya resuelto todas vuestras dudas acerca sobre si se puede congelar el guacamole y los aguacates, para que a partir de ahora los podáis congelar sin preocupaciones y que ocurrirá al hacerlo, si os hubiera quedado alguna duda, no dudéis en preguntar a través de un comentario, el cual yo os responderé en cuanto lo lea. A continuación, os voy a dejar unos enlaces a otros artículos relacionados que creo que pueden ser de vuestro interés, muchas gracias por vuestra visita y espero que volváis muy pronto a visitarme.

 

Guacamole fresco casero (Receta típica de México)

Nachos o totopos con carne picada y queso (Receta de México)

Nachos o totopos con queso, guacamole y bacón (Receta de México)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar